Las plantas suculentas te van a encanttar, porque si el nombre ya suena delicioso, espérate a conocer las maravillas de esta familia de plantas con más de 8000 especies en todo el mundo.

Dentro de las suculentas tenemos dos grandes familias: los cactus y las crasas. Y solo para que nos vayamos entendiendo, los cactus tienen pinchos o pelito) y las crasas no. Cada uno de ellos se ha desarrollado en un clima totalmente diferente, pero ambos han aprendido a guardar el agua en su interior.

plantas suculentas

Tantos los cactus como las crasas son las mejores opciones para quienes no tienen demasiada mano con las plantas o no pasan mucho tiempo en casa. ¿Cuál es su ventaja principal? Evidentemente, no necesitan que las rieguen demasiado.

Los cactus proceden de lugares desértico (y por tanto, con muy poca lluvia) y se han transformado a lo largo de los siglos convirtiendo sus hojas en espinas para favorecer sus propias reservas de agua (que se guardan en el tronco de la planta). Las espinas no solo protegen del sol sino que además ayudan a no deshidratarse en el proceso de fotosíntesis y a capturar las pequeñas gotas de agua del rocío de la mañana.

Las crasas por su parte, guardan toda el agua en sus hojas, que son bastante gruesas y, a diferencia de los cactus, su tacto es muy agradable. Casi aterciopelado en ocasiones.

Las suculentas pueden crecer casi en cualquier sitio, no tienen que estar solo en sustrato, también sobre piedras incluso hay muchas de ellas que, en decoración de interior, se ponen sobre recipientes flotantes de vidrio y, sin raíces, sobrevivien.

las plantas crasas

Hay dos características comunes para las plantas suculentas por tanto: la luz, necesitan luz claro, pero los rayos de sol directos no siempre les vendrán bien. Ya veremos los detalles de cada una de ellas (o de muchas más bien, no se si conseguiremos llegar a las 8000 especies).

También necesitan tener un buen drenaje. Del mismo modo que el agua estará bastante espaciada en el tiempo, las raíces no pueden quedarse empapadas tras el riesgo. Lo que si funciona con algunas plantas, con estas estas imposible.

Y precisamente este es el error que lleva a algunas personas a fallar en su cuidado: las cuida y riegan al mismo tiempo que al resto de plantas. También hay que decir que necesitarán vitaminas específicas.

Y aparte de estas tres cositas, amigo o amiga principiante en el cuidado de las plantas de interior, ¡bienvenido a tu espacio!

Share This