El Ficus Benjamina es uno de las plantas de interior más comunes en las casas. Con unas condiciones favorables y cuidados básicos es bastante fácil verlo crecer sano y brillante. Pero hay que tener en cuenta que también es bastante delicado y que cualquier cambio pequeño puede hacerle sufrir.

Ficus Benjamina

Tiene muchos otros nombres, se conoce también como Matapalo, Boj o Laurel de la India. Vamos a ver en detalle cuáles son las condiciones óptimas para

Pertenece a la familia de las Moraceas y proviene del Sudeste asiático. Como siempre, tenemos que pensar en el clima de estas zonas y tenerlo en cuenta a la hora de acomodarlo en nuestra casa.

El Ficus Benjamina es un árbol de gran tamaño, debemos tenerlo en cuenta a la hora de buscar el rincón donde lo ubicarlo en casa. Piensa que crecerá bastante y que no le gusta mucho cambiar de ubicación. Mejor que le sobre espacio al principio ya que en un par de años habrá empezado a crecer y expandirse.

Hay muchas variedades con hojas de distintos colores y tamaños. El tronco a veces se trenza sobre sí mismo dándole un aspecto realmente bonito.

¿Cómo cuidar un Ficus Benjamina? 

Lo mejor es ponerlo en una zona de mucha luz. Aceptará los rayos de sol directos, pero mejor que no sea durante todo el día. Piensa que en el Sudeste Asiático no hay invierno, el calor y La Luz será el mejor de los ambientes para verlo crecer rápidamente.

Lo bueno del Ficus Benjamina es que soportará temperaturas bajas, mejor que nunca sean por debajo de 5 grados. Lo óptimo es tenerlo en un lugar donde haya entre 13 y 24 grados.

¿Cada cuánto debo regar un Ficus Benjamina?

Como siempre dependerá de la época del año. También de la edad que tenga tu árbol. Cuando está en periodo de crecimiento, los dos primeros años más o menos, necesitará más agua, y también más nutrientes. Es decir, abono líquido que tendrás que añadir al agua cada dos o tres semanas.

Una vez sea un árbol adulto las condiciones de riego disminuyen. Para saber cuándo regarlo lo mejor es tocar la tierra. Cuando esté seca, tenemos que regarlo. En invierno una vez a la semana o cada nueve días será suficiente. En verano, dependerá del calor que haga en tu casa, pero normalmente habrá que regarlo dos veces por semana.

Ficus Benjamina

¿Cómo podar un Ficus Benjamina?

Podar un ficus es importante, pero no imprescindible. Si no lo hacemos, crecerá a su ritmo, pero crecerá bastante si tiene las condiciones óptimas de luz, temperatura y humedad.

Podemos podar nuestro ficus por tres motivos: para darle forma, para mantenerlo o para rejuvenecerlo. Primero veamos los aspectos generales, y después entraremos en detalles.

Lo primero, y más importante, es utilizar la herramienta adecuada. La mejor es una tijera de podar bypass. No lo hagas con cualquier tijera porque tendría efecto “mascado” y esto no será bueno para el posterior crecimiento. Estas tijeras especiales tienen una forma específica que corta el tallo como debe hacerse para favorecer su crecimiento, es decir, de forma oblicua.

Los ficus crecen durante la primavera y el verano, este es el momento perfecto para hacerlo. Mejor justo al inicio de la primavera, así tendrá el resto del periodo estival para crecer.

Tenemos que cortar las ramitas un centímetro después de la hoja, no hacerlo en el nudo, que son las partes donde el tallo se ensancha un poquito asemejándose a un nudo. De ahí su nombre. Si lo cortamos ahí, el crecimiento será mucho más lento, incluso podríamos frenarlo. Si lo hacemos muy cerca de la hoja, dañaremos la yema de brotación.

Cuando cortemos una rama saldrá un poquito de sabia, se llama latex y sirve para solidificar el corte. Verás que en pocos minutos se seca.

Como decíamos hay tres motivos para podar:

¿Cómo puedo recuperar un Ficus Benjamina?

Algunas veces pasa que nos vamos de vacaciones y lo dejamos al cuidado de alguien, o peor aún, sin el cuidado de alguien que sepa cómo hacerlo. Como consecuencia (cuando hemos vuelto a casa), podemos ver que las hojas empiezan a secarse y caerse. También pueden secarse las ramas.

Lo primero que tenemos que hacer es ver si las ramitas tienen elasticidad, eso significa que aún está viva. Podemos rascar un poquito con la uña para comprobarlo. Si está verde, está viva. Si se rompe como un palito seco, entonces esa rama está muerta.

Lo primero que haremos será cortar las ramas secas. Incluso si no estamos en periodo de poda (ya hemos dicho que será en primavera o verano) el objetivo es recuperarlo. Luego podemos cortar como hemos indicado más arriba.

Otro posible motivo es que se hayan quemado las raíces. Bien por exceso o por defecto de agua. También por haberlas abonado cuando no era el momento. Aquí vamos a tener que hacer un lavado de raíces.

Tendrás que sacar tu ficus de la maceta y llevarlo a una pila. Entonces mira todas las raíces, las que estén secas recórtalas. Las que estén bien, lávalas muy bien con agua templada (nunca fría ni caliente). Después vuelve a ponerlo en la maceta, pero con tierra nueva. No utilices la que tenía antes.

El proceso de recuperación de un ficus no es corto, ni sencillo. Una vez hayas hecho todo lo anterior, devuélvelo a su sitio y ten paciencia. Cuando vayas a regarlo, coge el agua del grifo y déjala un par de horas cerca de tu planta. Así cogerá temperatura ambiente, para después regarlo con ella.

También será necesario que le aportemos nutrientes. Nuestro ficus es un ser vivo, y como tal, necesita vitaminas. Lo haremos con abono, lo mejor es disolverlo en agua. Si es invierno habrá que hacerlo de forma más frecuente. Si es verano, menos. Ya que en verano, al regalos más, necesitarán que las vitaminas se añadan solo cada cierto tiempo. De media, cada dos semanas será lo óptimo.

Consejo extra: no vuelvas a depender de tu vecina cuando te vayas de vacaciones e instala un sistema de riego automático. Son muy fáciles de instalar y estableces la frecuencia de riego dependiendo de la época del año.

fiscus benjamina en interior

¿Cómo hacer esquejes de un Ficus Benjamina?

El Ficus Benjamina es un árbol del que muy fácilmente podremos sacar hijitos. Selecciona una rama de un tamaño medio, entre 10 y 15 cm y haz un corte horizontal. Quita las hojas de la mitad hacia abajo quita las hojas y deja las de la mitad superior.

Rasca un poquito la base para que quede a la vista un poco del verde del tallo. Aquí tienes una opción que ayudará al crecimiento y es utilizar hormonas de raíces. Si lo haces introduce la punta en un recipiente con la hormona y después sacude la ramita para retirar el exceso.

A continuación introduce tu ramita en un pequeño tiesto o vaso con turba o sustrato específico para la reproducción de plantas. Ahora vas a tener que crear un pequeño invernadero alrededor del esqueje. Puedes hacerlo con una botella grande de Coca Cola, recórtala un poco más alta de lo que sea tu planta rama y ponla por encima. Lo que conseguimos con esto es crear un pequeño invernadero, un microclima alrededor de nuestro esqueje. No lo dejes al sol o se quemará, mejor en zona de sombra.

Extra bonus: una opción realmente buena que favorecerá el crecimiento de tu esqueje es poner estiércol debajo de la capa de sustrato Sencillo, piensa en un pastel, haz una primera capa de sustrato, una segunda de estiércol y una tercera de sustrato de nuevo. El estiércol desprende calor, y hace que el sustrato tenga una temperatura elevada.

¿Puedo hacer esquejes de Ficus Benjamina en agua?

Aunque no es la opción más recomendable para los los Ficus, en muchas ocasiones funciona. Si vas a hacer varios esquejes, prueba a hacer algunos en tierra y otros en agua.

En este caso, solamente recorta la rama, quita las hojas de la mitad para abajo (igual que en el caso anterior) e introdúcelo en un frasco o pequeña maceta con agua. Solo la parte de debajo de la rama. Y déjalo a la sombra. También es recomendable cubrirlo para generar el mismo efecto invernadero. Puedes hacerlo también con plástico. Una bolsa de la compra serviría.

¿Por qué las hojas de mi Ficus Benjamina no brillan?

Es un árbol que necesita bastante abono, ya hemos dicho que lo mejor es utilizar abono líquido cada dos semanas, sobre todo en época de crecimiento. Cuando sea adulto, con hacerlo una vez al mes es suficiente.

Además, tenemos que limpiar las hojas de vez en cuando. Es normal que, al estar en una casa, acumulen polvo. Y ese polvo no las deja respirar. Puedes humedecer un trapito en agua o en cerveza. Con la cerveza brillarán incluso más.

¿Por que mi Ficus Benjamina pierde hojas?

Hay varios motivos por los que nuestro ficus benjamina está perdiendo hojas. Vamos a verlos uno a uno

  • Lo acabamos de comprar. Piensa que al cambiar de ambiente cualquier planta tiene que aclimatarse, los primeros días, incluso semanas, puede perder hojas. No te preocupes, y dale tiempo para que se acostumbre a su nueva casa.
  • Le hemos cambiado de sitio. Nuestro ricos necesita acostumbrarse a su nuevo espacio, dale tiempo.
  • Le falta luz. Como ya hemos dicho a los ficus les gusta mucho La Luz, si lo has puesto en una zona en sombra es normal que se le caigan las hojas. Muévelo de posición y espera unas semanas a que se acostumbre.
  • Está en una zona fría. Aunque, como ya hemos dicho, puede soportar temperaturas muy bajas, si está de repente en una zona muy fría puede e,pesar a perder hojas. Vuelve a buscar una zona más calidad y veras que empieza a recuperarse.
  • Está en una zona con corriente. Esto pasa a veces cuando llega el momento de poner el aire acondicionado en las casas. Si le llega el aire de forma directa, sufrirá y perderá sus hojas. Vuelve a reubicarlo y, recuerda, necesitará tiempo para volver a aclimatarse.
  • Lo hemos regado mucho o muy poco. Ya hemos hablado antes del riego, recuerda que si recibe agua en exceso las raíces no respiraran, se ahogaran y lo veras en la caída de las hojas. Lo mismo sucede si lo hemos regado poco, será su forma de decir que necesita agua.
  • Lo hemos regado con agua muy fría. Es mejor regarlo con agua templada, si está muy fría, al no ser la temperatura que tendría en su hábitat natural, sufrirá.

¿Cuáles son los síntomas de un Ficus Benjamina enfermo?

  • Las hojas se han puesto negras o de un marrón oscuro:

– ha sufrido una helada o a estado cerca de una ventana por la que entra mucho frío.

– tiene hongos: esto será debido a un exceso de riego. Déjale descansar una o dos semanas, espera a que la tierra esté completamente seca y riégalo de nuevo. También es muy recomendable comprar un producto para el tratamiento de hongos de plantas.

– exceso de humedad: si está en una zona muy húmeda también puede sufrir. No tengas tu ficus benjamina en el baño, el vapor de la ducha será muy dañino.

  • tiene las hojas amarillas: como ya hemos dicho antes, puede ser por un exceso de agua o porque le faltan nutrientes. También puede faltarle hierro. Compra nutrientes y espera unas semanas para ver su recuperación.
  • Las hojas son muy pequeñas: seguramente necesita que lo trasplantes porque la maceta se le ha quedado pequeña. La solución será cambiarlo a una maceta más grande. Es mejor hacerlo en primavera. Pero si te pasa esto en otra estación del año no es necesario esperar a que llegue el buen tiempo.
  • Se ha secado la punta de las hojas: de nuevo se deberá a que está en medio de una corriente de aire. Ya hemos dicho que son delicados y tanto la corriente fría como caliente, no le va bien.
Planta de interior - Planta para la casa o la oficina - Ficus benjamina - Higuera llorona - 80 cm de alto - AHORA CON DESCUENTO
  • Bonita planta de interior clásica ideal para la casa o la oficina
  • Miden aproximadamente 75-80 cm de alto y son ejemplares sanos
  • Temperatura mínima: 13 grados centígrados
  • Mantener alejada de corrientes de aire (lejos de puertas y ventanas abiertas) y de la luz solar directa. La sombra parcial es ideal
  • Abonar bien entre primavera y otoño y en invierno basta con mantener la tierra ligeramente húmeda - Lo sentimos enviamos solamente a la España peninsular.
Summary
Review Date
Reviewed Item
Ficus Benjamina
Author Rating
51star1star1star1star1star
Share This